Log in
A+ A A-

Perfil de una ciudad orgullo de sus pobladores

Los pobladores guaimareños sienten orgullo de su ciudad y manifiestan una curiosidad intelectual por su historia.Guáimaro es el municipio más oriental de la provincia de Camagüey. Se encuentra ubicado en una llanura antes denominada “Ojo Guáimaro”, que está entre las márgenes del río del mismo nombre y el arrollo “Ojo de Agua o Francés”, ambos afluyentes del río Jobabo.

 

De manera general la ciudad está ubicada en un punto intermedio del altiplano camagüeyano, aunque rodeada, como la describió Martí: “Por un coro de colinas vigilantes”.

Guáimaro constituye una localidad que cuenta ya con más de dos siglos de historia urbana, pues fue fundada en 1791 y aunque sufrió serios y devastadores daños durante las guerras de independencia del siglo XIX, su espíritu citadino se preservó. Junto a una memoria colectiva que le imprime rasgos a los perfiles identitarios de sus pobladores, que sienten orgullo de su ciudad y manifiestan una curiosidad intelectual y hacia el progreso que los distingue.

Con un ordenamiento urbano adecuado y un estado arquitectónico saludable, en ella se conjugan tradición y modernidad, para crear valores ambientales sobresalientes dentro del contexto de las medianas y pequeñas ciudades.

Demográficamente, la ciudad de Guáimaro sobrepasa los 22 mil habitantes. Es el centro político-administrativo del municipio y está dividido en nueve consejos populares: Camalote, San Miguel, Caimito, Galbis, Pueblo Nuevo, Martí, Cascorro, Guáimaro Norte Y Guáimaro Sur.

Luego de llevarse a cabo en todo el país la Batalla de Ideas creada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en el  territorio se evidenciaron grandes cambios en los diferentes sectores de la sociedad como la Salud, Educación (sobre todo educación superior, donde se inauguró la Sede Universitaria), jurídico y de transporte, entre otros.

El sector de la cultura no está excluido de esta revolución de las ideas, pues constituye el máximo exponente de todas las demás transformaciones. 

La vida cultural de la comunidad, también se desarrolló. Los promotores culturales llegaron a cada uno de los barrios, hasta el más recóndito lugar del poblado con actividades culturales múltiples, apoyados por una red de instituciones culturales que promueven el desarrollo del arte y la literatura.