Loguearse
A+ A A-

Hombre que entregó todo, amor, talento, simpatía y profesionalismo

  • Publicado en Locales

Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Antonio Moltó Martorell.

Ago, 2017.- Resulta difícil hablar en tono de despedida y escribir con el inevitable acento del adiós. Este 15 de agosto de 2017 la Prensa cubana está de luto, el periodista, el amigo, el hombre que en sus años de entrega a la Revolución supo desempeñar un papel revelador en los avatares de nuestro tiempo dice para siempre adiós pero deja el precepto que le acompañó y le hizo grande entre los grandes “El concepto de la Ética tiene que regir en todos nuestros actos”.

Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Antonio Moltó Martorell, se despidió de la vida satisfecho de saber que sus discípulos acataron sus palabras convertidas en lecciones, las que convocaban a lograr en los trabajos investigativos el contraste necesario, la credibilidad y respeto, la conclusión certera, la sensibilidad a la hora de contar las anécdotas individuales y colectivas, las mismas que a modo de mensajes llamaban a concentrar fuerzas intelectuales para que la creatividad estuviera y esté sempiternamente en el centro de las batallas.

Su historia sorprende, fue tanta su pasión por la mayor de las Antillas que en sus leyendas rebeldes y redentoras aparecerá el nombre del profesional de la pluma distinguido con el Premio Nacional de Periodismo “José Martí” por la obra de la vida, el Premio Nacional de la Radio  y la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez.

A Moltó la humildad le venía desde la cuna, su amor por la nación libre y soberana que tanto defendió e idolatró hasta la última brizna de su aliento le inspiró a luchar en muchas contiendas, la preferida: El periodismo, profesión que perfeccionó día a día con altas dosis de simpatía, talento, inteligencia y cariño hacia el prójimo.

Desde el ‘2013' asumió las riendas de la dirección de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) compromiso que cumplió al pie de la letra, incentivando a viejas y nuevas generaciones a llevar al diarismo los problemas y también los consejos necesarios para evitar que los errores cometidos se repitan.

Los reporteros de hoy enarbolan la máxima de Antonio Moltó de solidificar el recurso de la razón y el poder de la habilidad profesional a la hora de mostrar un asunto, sin dudas, verdaderas cartas de triunfos de un oficio inteligentemente trabajado que opta por crear un clima de confianza con el interlocutor.

La Prensa en Cuba se enorgullece de contar con Antonio Moltó Martorell, el cubano que con bolígrafo en ristre inmortalizó su rostro transformado en ejemplo a seguir a la hora de redactar con claridad y exponer con fluidez, características que nunca faltaron en el soldado de amplia bibliografía dispuesto a no claudicar jamás y hacer valer bajo cualquier circunstancia su gran optimismo y su confianza en el futuro.

Delegación de Base Upec Radio Guáimaro.